12 de febrero de 2012

Cautivo y esquilado



Cautivo y esquilado el rebaño popular,
los explotadores de la oligarquía nacional,
en connivencia con las cuadrillas
de especuladores internacionales,
han conseguido sus últimos objetivos
laborales y sociales.
La guerra ha terminado.

Ahora, todo bicho que bale,
al degolladero.
¡Loado sea el pastor!

11 comentarios:

  1. No VALE todo. (¿Ya no se dan ni los 100 días?)
    Este País de países se sustenta con los pequeños empresarios, somos muchos, más del 85%.
    La letra pequeña está para leerla, y en ocasiones algunos obvian las grandes.
    Sin acritud. (1)
    http://boe.es/boe/dias/2012/02/11/pdfs/BOE-A-2012-2076.pdf

    (1) Ni colorines.

    ResponderEliminar
  2. Sin acritud, Necronomicón, ¿de qué hablas?

    ResponderEliminar
  3. No: si balar dejan, de momento. Los balidos les ponen, con colores o sin colores.

    ResponderEliminar
  4. Sí, pero balar bajito, ¿eh?

    ResponderEliminar
  5. La derrota es total. Ahora vendrán los lamentos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Y sin marcha atrás posible

    ResponderEliminar
  7. Es lo que pasa cuando la presunta "izquierda" -y el personal de apoyo, alias progres de mierda- da por concluida la lucha de clases...y se dedica a posar -molona y superchupi- para la galería. No hace falta que explicite cuales han sido las reivindicaciones de la "izquierda" en estos decenios, ¿o sí?.
    Ahora, desarmado y cautivo el Pueblo, nos vamos a comer una mierda...detrás de otra.
    No quisiera cortar aquí este comentario sin dedicar una sonora pedorreta a todos aquellos progres de mierda que en su tiempo, hace ya tiempo, cuando aún estábamos a tiempo, abuchearon políticamente el empecinamiento de D. Julio Anguita, su persistencia en anunciar lo que se nos ha venido encima, su insistencia en dar a conocer otra economía sostenible y justa, su irreverencia con el Sistema...que nos acaba de devorar y su fortaleza en la defensa de la Política...y no de la Demagogia que, finalemente y de la mano del PSOE, acabó por alienar a tantos millones de progres de mierda...que ahora balan como borregos no que no supieron defender como Hombres.

    ...ejem...no ha quedao mal, ein?

    ResponderEliminar
  8. Ah, añado: Y ahí siguen, por cierto, en ese pase de modelos para ver quién es más chupiguay.
    es que no escarmientan... o no quieren.

    ResponderEliminar
  9. José Mª Doussinague20:13

    Poderoso caballero.......No conozco a nadie que haga ascos a tener algo más. Posiblemente Teresa de Calcuta sea de las pocas personas de este planeta que no destacó por eso. No me viene a la cabeza nadie más. Recuerdo a A. Guerra y F. González con sus chaquetas de pana tipo mielero de La Alcarria. Que poco duraron cuando en 1982 se encontraron de repente que eran los que mandaban y tenían la potestad de repartir "la pasta". Que pronto aparecieron los trajes hechos a medida, corbatas de Hermés y zapatos italianos. Es que a todos nos gusta eso o por lo menos tener la posibilidad de conseguirlo. Creo que desde entonces A. Guerra no se ha quitado la corbata. Él que gritaba aquello de "los descamisaos". En fin, la naturaleza humana es así y siempre lo ha sido y será.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  10. Ciertamente el dinero es el corruptor número uno de las buenas intenciones. Citas dos casos que no creo que sean los más pertinentes. Es cierto lo de la pana, pero ¿hubieran admitido los españoles que siguieran de descamisados cuando llegaron al Gobierno? ¿Que acudieran a las cumbres europeas ataviados de pana? Sin duda que no. Mira ahora a Evo Morales cuando se pone los ponchos.
    Lo triste en estos casos no fue el enriquecimiento personal, sino el abandono de los valores que proclamaban al vestir de pana. Hay otros ejemplos más paradigmáticos como pueden ser los de Roldán, Mariano Rubio o, ahora, Urdangarín y toda la trama Gurtel. Eso sin mencionar al inefable Fabra a quien siempre le toca la lotería.
    España sigue siendo un país sectario y perdona mejor las tropelías de la secta propia que de la ajena. Hace unos meses, charlando con un familiar andaluz, votante del PP, ponía a caer de un burro a Chaves y sus manejos. Para él eso era pura delincuencia. Cuando le mencioné Gurtel esbozó una sonrisa traviesa y dijo que esos eran unos cachondos. Así es este país.
    No obstante, creo (esto me lo discutirá mucha gente) que el votante de izquierdas es más exigente con sus representantes. Tiende a castigarlos más si se desvían de lo que consideran que debe de ser el camino correcto. El votante de derechas tiene más manga ancha, ¿quizá porque se da por supuesto que la derecha ha de ser más... cachonda?

    ResponderEliminar