25 de noviembre de 2011

El crepúsculo de la razón

La bandada se situó sobre nuestras cabezas.
 Eran millones de pájaros que eclipsaron el sol
con sus graznidos y revoloteos hirientes.
Se apagó el suave roce de las arenas de la prudencia.
Dejó de oírse el rumor de las olas del pensamiento.
Se extinguió la apacible brisa de  la cordura.
El hálito se tornó frío y espeso.
Sombras, crujidos, susurros viscosos.
La noche impuesta trajo un vacío de murmullos,
el crepúsculo de la razón.


17 de noviembre de 2011

Eufemismos

Llaman mercados a la oligarquía financiera,
llaman ajustes a la extorsión a que someten al ciudadano,
llaman rescate bancario al saqueo de las arcas públicas,
llaman gobierno de tecnócratas al fruto del golpismo económico,
llaman prima de riesgo a la financiación gratuita de Alemania,
llaman desahucios a la usura bancaria,
llaman neoliberalismo al despojo y la avaricia.
llaman políticos a los lacayos bienservidos de las multinacionales

Llaman democracia... a algo que no lo es.

15 de noviembre de 2011

Extorsión

Después de meses de encierro en la mazmorra,
vencido por el hambre, la sed y la incertidumbre,
ignorante de la suerte corrida por sus hijos,
desorientado e indefenso,
entregó la llave.
La recompensa fueron unas migajas
que le dejaron caer por el ventanuco enrejado
y una fina lluvia dorada
con la que humedecer los labios.
Le pareció escuchar voces amadas
pero no estaba seguro.

6 de noviembre de 2011

Cuarenta millones de moscas


Cuarenta millones de moscas
se alimentaban en una gran bosta de vaca.
Pero el pertinaz viento, que soplaba desde lo oculto,
la iba secando poco a poco privándolas
del necesario pienso de subsistencia.
Hasta que un día el viento se ofreció,
generoso y paternal, a trasladarlas en sus brazos:
"Dejáos arrastrar por mi soplo
y os depositaré en aquel dulce panal".
Las moscas, deslumbradas por el regalo,
se dejaron arrastrar hasta la miel
y allí murieron todas, pegajosas las alas,
atoradas las patas y empachadas las trompas.

Esto les pasó por pasarse el día viendo Telecinco 
en lugar de leer  fábulas clásicas.