23 de agosto de 2011

Benedicto XVI suplica al mundo ayudas para Somalia

He pasado un par de semanas de vacaciones en Francia. De ruta en coche, de hotel en hotel. Siempre que llegaba a mi habitación encendía la televisión para ver las noticias en las cadenas internacionales. A medida que se acercaba el día de la visita del papa B16 a Madrid las noticias sobre este evento, como es lógico, se hacían más frecuentes.

Hasta que llegó el momento. Esperaba que el papa lanzara un mensaje parecido al título de esta entrada. "El papa clama ante el mundo para que impida la muerte de miles de niños en Somalia". A fin de cuentas es uno de los problemas más graves y perentorios que tiene hoy la humanidad y que más veces he escuchado en las cadenas internacionales.
Pero nada de nada. Lo que me llegó al lugar de mis vacaciones es que el papa quiere que los jóvenes no cohabiten en pecado y se casen, y que se ordenen más sacerdotes. Ese ha sido su doble mensaje y con ese objetivo ha reunido a tantos jóvenes beatos en Madrid. Mensaje repetido también ayer por Kiko Argüello: ¡quiere curas para evangelizar China!
A B16 le preocupa solo su ombligo cuajadito de pelusillas de seda. Por un lado, imponer al mundo doctrinas retrógradas y medievales, como la visión católica del matrimonio; por otro, la perpetuación de la Puta de Babilonia, que cada día cuenta con menos adeptos (por muchos miles de beatillos que se traigan del mundo entero) y menos candidatos a oficiar esas ceremonias de superstición antopófaga, idólatra y politeísta que llaman misas.
No, B16 no se hincó de rodillas para pedir por el hambre en el mundo. Ni para pedir perdón por la pederastía que agusana la secta de arriba abajo. No. Se limitó a hacer proselitismo y a dispersar su mensaje insano. No podíamos esperar otra cosa de quien le dice al mundo que los condones no detienen el Sida.
Y todo ello con la genuflexión complacida de los reyes de España y del gobierno en pleno (además de la financiación, naturalmente).


Ah, perdónenme por mentir en el título de esta entrada.

6 de agosto de 2011

Escuela de policía: técnicas para la agresión impune

Se elige un objetivo. Por ejemplo, un ciudadano que está tranquilamente sentado en una jardinera y que, además, si resulta ser periodista de un medio de comunicación que simpatiza con el 15-M, mucho mejor.
Se le rodea por un número desproporcionado de vopos. Se le acosa, se le intimida y se le acorrala contra la pared.
Se le pide la documentación con mucho cuidado de que no vea la placa de ninguno de los miembros de la jauría (se recomienda no llevar placa o que esté oculta para evitar identificaciones posteriores).
Cuando esté distraído buscando la documentación, se le golpea en el estómago y después en la cabeza en una acción concertada de dos vopos. Se le derriba y una vez en el suelo se le patea.
Aquí viene lo más importante: media docena de vopos más rodean el grupo pertrechados con escudos antidisturbios. Unos por arriba y otros por abajo para que no haya forma posible de que nadie grabe ni fotografíe lo que pasa con la víctima, a la que se puede moler a palos impunemente.
Después se la esposa y se la detiene acusada de resistencia a la autoridad. Incluso algunos de los vopos pueden presentar una denuncia contra la víctima acusándola de haberles arañado.

Puede verse esta técnica depurada en el siguiente vídeo con la detención del periodista Gorka Ramos, de lainfomación.com.




Ocurrió hace dos días, el 4 de agosto, durante la manifestación de los indignados ante el Ministerio del Interior, ese que dirige el ya tristemente famoso Antonio Camacho, quien en tres o cuatro meses que le quedan para ejercer el cargo quiere repartir todos los palos que, en su opinión, Rubalcaba perdonó a los miembros del 15-M.
Naturalmente, estas técnicas propias del Chile de Pinochet o de la España del tío Paco no podrían llevarse a cabo sin contar con una cuadrilla de sujetos vestidos de azul con la porra más ágil que el cerebro y que parecen disfrutar sacudiendo a ciudadanos indenfensos.

Que no, que no, que lo llaman democracia y no lo es.

Este es el responsable, que quiere pasar a la historia de España como el ministro del Interior más represivo y autoritario de la democracia (?) y que ha hecho del 15-M un asunto de testosterona.


 
Este quien lo tolera aplicando el famoso refrán "para lo que me queda en el convento, me cago dentro"



Y estos los ejecutores sin cerebro, los desalmados vopos que protegen los muros que levanta el ministro en la Puerta del Sol, en la Carrera de San Jerónimo y en cualquier otro lugar en el que pretendan concentrarse pacíficamente los ciudadanos:


Y no olvidemos a la víctima, Gorka Ramos:




5 de agosto de 2011

Futuro Testamento















No se creen el pueblo elegido. 
No cruzan el desierto, ni siguen a una estrella divina.
No buscan la tierra prometida ni derriban murallas al toque de las trompas.
No les cae maná del cielo ni cuentan con el favor de un dios protector.
No se abren las aguas a su paso violento ni estarán cuarenta años vagando.

Se mueven de plaza en plaza perseguidos por los perros azules del Faraón.
Del cielo los acosan con la estridencia de los rotores.
Pacíficos, sensatos, indignados, las manos en alto les bastan para vencer.
Atraviesan calles, entregan pasquines, invitan a soñar
y caminarán unidos hasta lograr lo que quieren.

Ellos son los que forjan el Futuro Testamento,
frente a los adoradores de la Cerda Coronada,
esclavos del becerro de zapatos de sangre,
amantes de la Puta de Babilonia que se masturba
entre redobles, zapatazos y procesiones,
idólatras del tarugo labrado con pelo natural de fusilado.


2 de agosto de 2011

Nostradamus en bermudas

Qué grande es la patria,
Qué inamovible y señorial,
con sus aromas de siempre, naftalina, recuelo
y una miajita a churrito de feria.

Impertérrita en los siglos, displicente y distante,
fiel a sus santas querencias con qué arte
de lacayos y beatas se prosterna
 ante sotanas, espejuelos y monteras.

Aplausos y una copla rociera al rematador,
resucitado -rodante y destintado- de entre los muertos y la chatarra.
¡Ay Jesús del Gran Poder, no me diga ezo 
que me remata usté, por miz hijo!

Vítores a la gran cerda coronada,
que avanza sobre su carro de oro y chapa,
protegida por calaveras tuertas (¡Viva la muerte!)
con redobles, trompas y bayonetas.

Qué derroche, qué pompa,

¡Qué vaciar de testículos sacros!
¡Qué remojón de vulvas santas!
Ya llega brazo en alto,
ya cabalga sobre cabezas ateas,
indignadas, disidentes y condonadas.

Dios mío, qué relajación de esfínteres tengo,

el torso vencido, las rodillas dobladas,
la mirada al frente, el pantalón caído,

Dispuesto y en posición
para otra acometida.

Qué lindo es el verano
con Nostradamus en bermudas.



CINCO PUÑALADAS Y UN DISPARO

¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Bang! ¡Zas! Expiró aferrado al policía, pensando en sus hijas. No pudo soportar que lo multara por...