18 de agosto de 2009

Contra el tedio del estío

En el verano la actividad se ralentiza, el calor pesa, nos aplana y nos cuesta movernos; la pereza nos puede. Todo es más difícil, más complicado. Sin embargo, lo llevamos con gusto, especialmente si estamos de vacaciones.
Con este calor abrumador y con el ruido del tráfico que invade mi calle por obra y gracia (sobre todo por obra) del alcalde Ruiz Gallardón me resulta imposible concentrarme en nada. Apenas puedo escribir algunas líneas por la mañana temprano, cuando el relente de la madrugada todavía se aferra a las paredes de mi casa, antes de evaporarse en el tórrido mediodía.
Por eso lo mejor es disfrutar de los sentidos: una buena cerveza fría para el gusto, el aroma a tierra mojada de las plantas recién regadas para el olfato, una canción de Fito y los Fitipaldis para el oído, la piel de mi mujer para el tacto y unas obras de arte para la vista.
Con estas últimas os dejo. Con tres cuadros de la pintora Lola Rubio. Todo un descubrimiento.

Las tres son de técnica mixta. Que los disfrutéis.


"Línea Bermellón"



"Camino animista"



"Puzzle"