18 de enero de 2012

Peste parda

Rebrotó la peste parda.
Con nuevo rostro, acomodada a los tiempos.
Enquistada en libelos y fanfarrias,
parásita de adictos a la porra,
eclipse en las escuelas,
untuosa en las sacristías,
caníbal en las audiencias.

Alimentada de migajas
caídas de las mesas de té,
de party en party,
de cierre en cierre,
de recorte en recorte.

Asoma la peste parda
sin tibias cruzadas ni letras góticas.
Oculta tras chalecos de marca,
coches oficiales,
escudos heráldicos.
Obsequiosa, con sonrisa de labios finos,
embarbados y falsos.
Con su fraude de modernismo
la delata el brillo de la codicia en los ojos.


8 comentarios:

  1. Siempre había oído hablar de "peste negra" y de "bestia parda", nunca del híbrido de tu título: «Peste parda». Entiendo que con esta nueva acuñación tratas de denotar lo más brutal de la bestia parda con lo más pestilente de la peste negra. Me gusta.

    ResponderEliminar
  2. No es nuevo. Que yo sepa, lo utilizaron refiriéndose al nazismo, la Pasionaria en algunos escritos y Shostakovich en un discurso (Este estuvo en Stalingrado durante el cerco de la IIGM)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el ritmo que han adquirido las cosas en los últimos tiempos es tan preocupante que es incierto nuestro destino.

      Igual sí que es 2012 el último.

      Saludos.

      Eliminar
    2. DinoJuanjo, yo creo qu el futuro cada vez está más claro o, mejor diho, más oscuro.

      Eliminar
  3. Eso es: acorde con los tiempos, mutada que no se inmuta...

    ¿Y la vacuna o, por lo menos, el tratamiento de choque? Porque de la cura, de momento... He ahí la cuestión, hermano.

    ResponderEliminar
  4. Querido vecino, esto no tiene vacuna; si acaso, cirugía. Pero creo que ni así.
    Este brote es mucho más inteligente porque ha cambiado de ideología: ahora es el dinero. Y el holocausto ya no lo aplica sobre las personas directamente, sino sobre nuestra economía y nuestro trabajo. El holocausto es sobre el estado del bienestar y sobre la economía básica del Tercer Mundo, sumiéndolo en la pobreza aún más. De hecho, este holocausto se ha cobrado más vidas por hambre en África que el otro en las cámaras de gas.

    ResponderEliminar
  5. ...oculta también tras la pana y agazapada entre las hojitas de la rosa...secuestrada por el traicionero puño de los "dirigentes de pueblo" de desarrapadas camisas...no menos pardas y pestilentes.

    ResponderEliminar
  6. También, Atila. Esta peste se oculta en los sitios más insospechados y se ha convertido en un nuevo totalitarismo difícil de detectar porque maneja la terminología de las democracias, como el de la libertad, pero aplicado no a personas, sino a los mercados y las multinacionales.

    ResponderEliminar