27 de enero de 2012

¡La Botella me quiere gobernar!

La flamante alcaldesa de Madrid, Ana Botella, propone cubrir con voluntarios determinados puestos de trabajo en instalaciones municipales. Ella habla de bibliotecas y polideportivos. Quiere que en un país de más cinco millones de parados, los ciudadanos trabajen gratis para poder abrir servicios que ella no es capaz de atender.
Esta propuesta implica, además, que para la señora Botella determinados empleos no necesitan cualificación profesional (además de sueldo). Parece ser que cualquier voluntario puede desempeñarse con soltura como documentalista de biblioteca o asesor deportivo. O quizá ella quiere voluntarios solo para fregar los suelos.
Pero no, Botella pide voluntarios para poder abrir instalaciones que están cerradas, como la biblioteca de Carabanchel, y para eso se necesitan algo más que friegasuelos.

Y yo me pregunto qué le hace suponer a la señora Botella que un documentalista puede trabajar gratis pero no una alcaldesa.
Pero, mujer, si con el sueldo de usted, que es de familia acomodada y no lo necesita, se podrían pagar a diez (o más) funcionarios de bibliotecas. Si usted renunciara a su sueldo para que un par de bibliotecas y un polideportivo pudieran abrir en Madrid se haría usted más merecedora de una calle que Manuel Fraga. ¡Anímese!

¿Le sugirió esta iniciativa suya a doña Esperanza Aguirre en su reciente entrevista? espero que no, no vaya a ser que a la presidenta de la Comunidad de Madrid se le ocurra pedir voluntarios también para dar clases en los colegios o para pasar consulta en los ambulatorios (para operar en los quirófanos sería muy fuerte, ¿no?)

Espero que la propuesta, que en el fondo es una regañina a los madrileños por no ayudarla (¡Jolín!) en sus denodados esfuerzos por levantar la ciudad, no prospere porque ya me veo al Corte Inglés pidiendo voluntarios para vender en rebajas o a don Florentino Pérez para poner ladrillos.
Lo que subyace en el fondo del asunto no es que cualquier voluntario pueda hacer cualquier trabajo, sino que cualquiera puede ser alcalde.


13 comentarios:

  1. Tienes más razón que un soviet ["sóviet" en México y Venezuela, el DRAE dixit (?)], querido Paco. Y muy bien traída la foto, porque curiosamente la descendiente de Pepe Botella ha dicho que no piensa volver a subvencionar con fondos públicos ningún evento que pueda herir la susceptibilidad ética o religiosa de los ciudadanos de Madrid. Imagino que con ello quiere decir que nunca más se destinará dinero público a celebraciones como la Semana Mundial de la Juventud (Yeyé) o la que días después celebraron los legías de Cristo. Es eso, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  2. Exacto, Jaime, por eso puse la foto. Supongo que a la Botella y a mí nos ofendes cosas diferentes, lo malo es que ella es la alcaldesa y la calle es suya. Ya lo demostró cuando el Día del Orgullo Gay. Lo malo es que ellos tragaron.

    ResponderEliminar
  3. Yo vería bien una gestión de las bibliotecas por parte de voluntarios del vecindario si también se les permitiera gestionar el centro... y organizar exposiciones con libertad, sin injerencias del Ayuntamiento. Hasta yo me apuntaría.

    ResponderEliminar
  4. Claro. Para seguir pensando en 2020 sí que hay.

    ResponderEliminar
  5. Ya aparecerán voluntarios...de alguna de esas sectas de la extrema derecha católica tan afín a la Botella...ejem...para demostrarnos lo ruines que somos lo que aún trabajamos con un contrato y por un sueldo...esas cosas comunistas y ateas que tanto daño han hecho a dios y a la patria!!
    Aunque...tal y como van las cosas...dentro de poco, el País de Mierda va a estar plagado de voluntarios...supervisores de nubes.

    ResponderEliminar
  6. Hemos llegado a tal grado de infamia que estas propuestas, que antaño, hubieran provocado una seria respesta, hoy son motivo de debate. Es, más o menos lo mismo, que quienes defienden los empleos del estilo de que tiene ese trozo alemán de grasa con patas que manda en Europa: 400 euros y sin derechos.

    ¡A las armas ya!

    ResponderEliminar
  7. Vecino, hoy se ha sustanciado otra payasada olímpica. Joder, no escarmientan.

    Atila, cuando yo era un chaval a las mierdas las metíamos un petardo para que reventaran... pero eran otros tiempos.

    Txema, en este país de la Mierda, como dice Atila, solo se cogen las armas si cesan a Mourinho.

    ResponderEliminar
  8. Ah, eso sí, ese payaso es intocable. Y es cierto, este es un país de mierda.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. si tienes problemas con la botella, llama al telefono de la esperanza XD

    http://mimundoymismovidas-malosa.blogspot.com/2012/02/me-gusta-leer-pasa-algo.html

    ResponderEliminar
  10. No sé qué es peor, Malosa...

    ResponderEliminar
  11. Creo que la última frase es tan clara que no hacen falta más palabras.

    En mi pueblo proponen algo similar.

    ResponderEliminar
  12. Es que debe debe ser consigna del Tea Party

    ResponderEliminar

MAIKO

Una maiko, aprendiz de geisha, en plena danza. Kioto (Japón) 2016