22 de enero de 2012

Megaupload

Toda la red se ha movilizado para defender a este fulano, el de la foto.
Es el dueño de Megaupload, la web que albegaba contenidos con derechos de autor, pero sin pagarlos.
Es decir, lo que en términos penales, y con otro tipo de productos, llamaríamos receptador y perista.
No voy a valorar el cierre de Magaupload, pero sí me gustaria plantear la siguiente pregunta:
A la vista del aspecto, la vida y el comportamiento obsceno del tipo este, Kim Schmitz, ¿hay alguna diferencia entre él y los grandes financieros y banqueros mafiosos que se lucran con la sangre y el sudor ajeno? ¿Merece la pena mover el culo por semejante individuo? 
Veanlo, disfruten de su visión de verraco apoltronado en el interior de su avión privado, bebiendo, eructando y rascándose los cojones con billetes de mil. Probablemente se está riendo de nosotros.

13 comentarios:

  1. Ahí le has dao, Paco.

    ResponderEliminar
  2. Sí señor. Todo un filántropo 2.0 el tipo.

    ResponderEliminar
  3. A ver de qué le vale, DinoJuanjo.
    Lo mismo digo, Atila.
    Gracias, Jaime.
    Un frikilántropo, vecino

    ResponderEliminar
  4. Hombre Paco.

    He visto muchas películas en series Yonkis,íntimamente ligado a megaupload, y nunca he pagado un euro.

    No es que defienda a este señor pero he visto documentales que jamás podría haber visto porque no veo la tele (salvo cando estoy con mis papas)...

    He visto:
    Documentales sobre la teoría cuántica.
    Inside job ( que supongo que conoces)
    Ciencia Ficción de serie B a rabiar...
    Películas de estreno que no puedo ir a ver al cine porque no tengo un chavo para eso...

    Veía lo que fuese un tiempo, hacia otra cosa, y continuaba viendo el nuevo tiempo que me dejaba el domino.

    Para mi , sinceramente, ha sido una gozada.

    Evidentemente si este señor no pagaba a los autores e ingresaba...
    ¡Eso es otro cantar!
    ¡Es otra historia!

    Yo entendí esta visión online como una videoteca en casa...
    Nunca me metí en si pagaban a los autores o no...
    Pienso , sobre la ley Sinde(hermana pequeña de la americana que ha llevado a esta detención), que no se puede ganar dinero vendiendo algo que no se ha pagado ,pero...

    ¿Y si el usuario final no ha pagado dinero?
    ¿Cómo pagar por disfrutar de la cultura cuando no se tiene dinero para eso?
    No quiero hacerme el pesado, querido Paco, pero... Debería haber pagado si cobraba pero, curiosamente, podían visualizarse los vídeos sin pagar un euro, como he visualizado yo durante meses...

    ¿Atacarán ahora a las aplicaciones o servidores de intercambio de archivos? ¿Esos llamados p2p?

    El tío me cae como un tiro pero...
    ¿Dónde está el limite entre cultura y dinero?
    Sobre todo cuando el usuario final no tiene dinero, pero quiere disfrutar de la cultura audiovisual disponible.
    Hufff


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Constantino, como dije en la entrada, no tengo interés en debatir esos asuntos. Lo que está claro es que el tipo este de la foto es un delincuente (presunto) repugnante (probado). Se ha hecho millonario con los ingresos de derechos de autor que no han recibido millones de autores. Casi diría que como los banqueros. ¿Hy algo más social que repatir esos millones entre quienes lo han generado en lugar de acumularse en la cuenta bancaria de semejante hortera-friki?
    Dos preguntas: ¿Qué es más importante comer o la cultura? ¿Se paga por comer?
    Como decía una tertuliana en la radio: a mí me gustaría comer en el Bullí pero no tengo dinero y no me lo puedo permitir. Me aguanto y voy al restaurante de la esquina.
    Además, la Cultura, con mayúsculas, es gratis y no esta sujeta a derechos de autor: Cervantes, Galdós, Shakespare, el Siglo de Oro español, los clásicos rusos... El que busque cultura que empiece por ahí antes de piratear a Almodóvar. Es mi opinión, of course.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente no animo al robo ni nada por el estilo. La cuestión es, querido Paco, que , siguiendo la metáfora de la comida, me he puesto hasta las manillas.

      ¡Jamás he disfrutado de algo así en mi vida!

      Evidentemente pagaba mi cuota con el operador de Internet.

      Para terminar, querido amante del debate, decirte que no tendríamos que pagar por comer lo básico.

      Más bien pagar por los lujos comestibles.

      Pero ese es el mundo de Utopía donde la preocupación sería auto-realizarse y crear. Seguramente nunca llegue esa Utopía.

      Francamente fue bueno mientras duró.

      Hice una entrada en mi bitácora hace tiempo al respecto de este tipo de páginas. En dicha entrada las ideas eran transparentes. La llamé BIBLIOTECA UNIVERSAL O , si prefieres, podría haberla llamado "videoteca universal". Donde dejaba claro que el intercambio de archivos sin ánimo de lucro no debía ser perseguido.

      ¿Qué este tío se ha enriquecido sin pagar a los autores?
      Pues me parece bien que le apliquen la ley.

      Pero si este señor no hubiese ganado dinero, si hubiese sido altruista, le defendería sin miedo o temor.

      Un saludo sincero.

      Eliminar
    2. Yo también me he puesto como el kiko, querido Constantino. Si lees el articulo mío en Confluencias, lo verás.
      Ojalá no hubiera que pagar por nada pero, ya sabes, te ganarás el pan con el sudor de tu frente. Y con la cultura pasa igual. También podriamos argumentar que todos tenemos derecho a un transporte gratuito, la educación, la sanidad...
      Insisto, el que quiera cultura de verdad que comience con los clásicos. O que se prive de las cañas del fin de semana para ir al cine.

      Eliminar
  6. De acuerdo con tu último comentario. La verdad es que estaba escribiendo algo sobre el manido asunto de los derechos en internet y cuanto más me meto en el tema, más contradicciones encuentro.
    Lo que sí que está claro es que la foto no le ayuda al tipo. Yo desde luego si soy juez y me aparece este pavo, lo empapelo fijo. Entre otras cosas por eso nunca me gustó el Derecho.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Emilio. En esto hay mucha demagogia y mucho aprovechado que esgrime la libertad para trincar. Me gustaría que escribieras tu opinión en tu blog. Es un tema muy interesante con múltiples caras.
    En esta entrada no he opinado al respecto (solo lo he hecho sobre el citado fulano de Megaupload), pero sí lo hice a finales de 2010 en un artículo en Confluencias. Cualquier día lo copio aquí. Para quien quiera leerlo, este es el enlace: http://www.confluencias.es/blog/2010/12/29/sobre-la-pirateria-en-internet/

    ResponderEliminar
  8. Un artículo fantástico, el de «Confluencias», señor Galván.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Jaime. Sobre todo es sincero.

    ResponderEliminar

CINCO PUÑALADAS Y UN DISPARO

¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Bang! ¡Zas! Expiró aferrado al policía, pensando en sus hijas. No pudo soportar que lo multara por...