26 de mayo de 2010

"El tesoro de Vulturia" (1): la ciudad olvidada

Vulturia es la ciudad de los buitres. Así la llamaron los romanos cuando invadieron Iberia y la conquistaron a sangre y fuego. Pero los antiguos arévacos la conocían como Saigosa, que significa posadero de buitres.

Estaba situada en la enorme planicie que hiende el río Casuar, cuyo acantilado servía de protección natural a una buena parte de su perímetro y que además acogía a una gran población de buitres que anidaban en sus escarpes y cuevas. De ahí el nombre.
El buitre era un animal sagrado para los antiguos arévacos, que preferían dejar a sus muertos a la intemperie para que los buitres se alimentaran con su carne. Consideraban que esta era la única forma de que el alma de los hombres llegara a las alturas donde moraban los dioses. El buitre era así el intermediario entre dioses y seres humanos.
La cercanía al tajo y la constitución porosa del terreno calcareo dotó a Saigosa de un subsuelo cavernoso, con cientos de cuevas y pasadizos que permitían a sus habitantes acceder directamente al río, lo cual les facilitaba una vía de escape. Incluso era fácil perderse en el laberinto y acabar en una de las oquedades que servían de cobijo a los buitres, a muchos metros de altura sobre el curso fluvial.
Estos túneles naturales permitieron a su población eludir una suerte semejante a la de los numantinos, ya que después de un mes y medio de asedio por las tropas de Publio Cornelio Escipión, los saigosanos, viéndose perdidos, optaron por huir para salvar sus vidas. Esto sucedió en diciembre del año 133 antes de Cristo.
Varios siglos después, allá por el año 250, una peste diezmó la población de Vulturia, ya completamente romanizada. Murió el 75 por ciento de sus habitantes. Culparon de la infección a la proximidad de los buitres y a las carroñas que comían por lo que la ciudad fue abandonada al ser considerada insana.
De este modo, la mítica Saigosa que veneraba al buitre, la brillante Vulturia que competía con Segovia en lujo y desarrollo urbano, fue olvidada durante generaciones.
Hasta el año 470 en el que a sus pies, en el fondo del acantilado, en la mayor de las grutas excavadas por el río, se instaló una colonia de leprosos.
Poco después, el rey visigodo Eurico, en agradecimiento a unos servicios prestados en relación con la sistemática ocupación de Hispania que había iniciado, permitió a los leprosos instalarse en la ciudad y reconstruirla.

Hoy no queda rastro de la ciudad. Pero el río sigue fluyendo, aunque con otro nombre: Riaza. Y los buitres continúan poblando sus escarpadas hoces. Ya no se les considera malditos, sino que se les protege, y la zona ha sido declarada parque natural. Es la reserva natural de las Hoces del río Riaza (Segovia), donde además de buitres hay yacimientos arqueológicos.


19 comentarios:

  1. Max Estrellado18:00

    He empezado a leer "El tesoro de Vulturia", la novela de nuestro amigo Galván, y estoy teniendo problemas de sueño porque me cuesta dejarla para dedicarme a dormir y, claro, por la mañana suena el despertador, objeto inmisericorde que debió ser inventado por alguien con muy mala leche.
    Quien quiera adentrarse en una historia apasionante --¡y bien escrita!--, que la lea.

    ResponderEliminar
  2. Ajá. Las fuentes de Vulturia.

    Resulta que yo he pesacado en esos parajes que rodean o atenazan San Martín de Casuar, cerca de Valdevacas. Por allí anduvo Félix Rodríguez de la Fuente "protegiendo" buitres.

    Este enlace te va a hacer gracia.

    ResponderEliminar
  3. Buena introducción para ensalivar a la espera de hincarle el diente a la novela. He estado cerca y conozco parajes parecidos, así que me va a resultar muy agradable disfrutar de tu novela.
    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Seguro que nos gusta. Nos pondremos a ello en cuanto hagamos un hueco.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, es que tú eres un incondicional.

    Vecino, ¿no me digas que también somos vecinos de pueblo? Mi madre era de Villalvilla de Montejo y mi abuela materna de Valdevacas. Allí tenía yo familia hasta hace poco. Puedo decir que aquella zona es un paisaje de mi infancia.
    Lo del enlace es un juego o algo parecido, ¿no?

    Markos, a ver si os gusta. Tú que estas leyendo el Guerrillero puedes mirar en este blog las entradas que metido sobre el tema. nada menos que quince.

    Froi, espero que lo disfrutes como el de Barrabás.

    ResponderEliminar
  6. No, hombre: sólo he estado por allí una vez. Mi madre es de Sacramenia.

    ResponderEliminar
  7. También de Segovia y buen cordero. Además de tener una ermita muy bonita, si no recuerdo mal. Estuve por allí hacia el pleistoceno superior.

    ResponderEliminar
  8. Interesante y atractivo se espera este libro. Sin embargo, a día de sábado no encontré la caseta y tú firmando. ¿Para cuándo? ¿Habrá?. Saludos Paco.

    Cerca de la del Libro en Madrid

    ResponderEliminar
  9. Hola qp, estaré el día 12 de junio de 19 a 21 horas, en las casetas de Anaya. Ya pondré una entrada aquí anuciándolo.

    ResponderEliminar
  10. Suerte con tu novela, aunque según veo no te hace falta... Yo también la estoy leyendo. Besos

    ResponderEliminar
  11. Te admiro. Cuantos más libros tuyos devoro, más me gusta tu pluma.
    También esque se hace más interesante el leer una novela ambientada en tu propia ciudad.
    De momento te he devorado De buitres y lobos, El evangelio de barrabás y voy camino al tesoro de vulturia.
    No dejes de escribir, vales mucho y sería una desgracia no poder leerte. Un beso de una lectora absolutamente fiel.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, Malosa. Procuro hacer entretenidas mis novelas, más que eruditas o impecablemente escritas. Para mí, lo primero al coger una novela es que me enganche con su historia, que se me "pegue" a las manos, y eso intento con las mías.
    Eres muy amable en tu declaración de fidalidad. No te preocupes que no pienso dejar de escribir (por propia voluntad). Todavía te quedan unos cuantos libros míos por leer y yo tengo en la recámara otros tres. Uno de ellos en gallego (te doy una exclusiva mundial)
    Un abrazo y muchas gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  13. Ten por seguro que me devoraré cada letra salida y por salir de tu mano.
    Te metí a mis favoritos a medias de leer el primer libro tuyo que conseguí,De buitres y lobos. Me ha seducido mucho el hecho de encontrar mi tierra en un libro tan bueno.
    Joé,y el Evangelio de Barrabás es un pasadón, te felicito por tamaña obra! Me dejó sin palabras!
    Espero que algún dia lleguemos a ser compañeros de gremio, que me estoy dejando el pellejo en dos libros.

    Una fiel seguidora.

    ResponderEliminar
  14. Malosa, me alegro de que te haya dado por escribir. Si me permites un consejo: lee mucho, mucho, mucho y sé perseverante en la escritura (sin olvidar tus estudios, que por lo que he leído en tu blog deduzco que tienes alrededor de 21 años)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Pues sí, 20 añicos jeje. Leo muchísimo, se nota que ayuda al escribir.
    Tampoco te fíes de lo que pongo en mi blog, son en momentos de calentura, cuando la estupidez humana sobrepasa un límite alto.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo10:02

    Hola, he comenzado a leer el tesoro de Vulturia, y de momento hecho en falta fechas. Epoca visigoda, pero para los poco estudiados como yo, nos vendrian bien datos para situarnos en el relato, que se supone es historico.

    ResponderEliminar
  17. Hola, estimado lector anónimo. En primer lugar quiero darte las gracias por decidirte a leer mi novela. espero que te diviertas con ella. Es cierto que en la obra no se dan fechas concretas que puedan identificar el momento de forma precisa. Lo hago a propósito, no por incordiar al lector, sino porque en aquella época los calendarios eran diferentes a los de ahora y podría inducir a error. No obstante, siempre hay pistas para que el lector avezado pueda orientarse. Se citan personajes como Genserico, Antemio o el conde Gauterico, que son históricos, lo que facilita la ubicación de la trama. También se dice que estamos en los inicios de la ocupación visigoda de la península Ibérica. No obstante, entre otros, hay un dato clave. En la reunión de Tarbalés con los jerifaltes romanos, al principio de la novela, se dice que han pasado tres años desde la gran derrota naval contra Genserico. Esa batalla es histórica y ocurrió en el año 468. Por tanto la acción discurre hacia 471. Puedes hallar información sobre ella aquí, en la Wikipedia, dentro del artículo sobre el emperador Basilisco.
    Sobre el carácter histórico de la novela habría mucho que matizar. Yo distingo entre novelas históricas y novelas de ambientación histórica. "El Tesoro de Vulturia", en mi opinión, es de estas segundas. ¿Por qué? Porque se trata de hechos absolutamente ficticios que están encastrados en una época histórica. Para mí, la novela histórica es la que narra hechos reales de forma novelada. En mi caso, la Historia pone el marco y yo pongo el relato.
    Te informo de que esta novela tiene un antecedente (aunque son independientes) en "De buitres y lobos", también publicada por Algaida. Si te animas a leerla (está barata, sobre 6 euros) te ayudará a entender algunas cosas de los personajes. La relación de mis otras novelas las tienes en este blog, a la derecha.
    Me gustaría que cuando terminaras de leer "El Tesoro de Vulturia" me comunicaras tus impresiones sinceras a través de está página.
    Un saludo y disfruta de la lectura.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo18:06

    Buenas Francisco. Soy Juan, de Navarra. He empezado a leer tu libro y me ha llamado la atención el nombre de Saigosa. En nuestra lengua vasca, SAI significa buitre. ¿crees qeu esté nombre es de origen vasco o el Euskera lo ha podido adoptar de alguna lengua Ibera.
    Por cierto, estoy totalmente enganchado con el libro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Hola, Juan, encantado de saludarte y gracias por leer la novela. Efectivamente, sai es buitre en vasco. De hecho la palabra Saigosa es una creación libre, mía, que quiere decir "posadero de buitres". No sé si será muy correcta la construcción pero van por ahí los tiros. En la novela me permití la licencia de construir el indescifrado lenguaje ibérico a partir del vasco, de forma muy libre, naturalmente. Es más que probable que el origen del vasco pueda hallarse en las viejas lenguas ibéricas prerromanas.
    Si te gusta la novela te informo (como puedes leer en otros comentarios anteriores) de que hay otra anterior, "De buitres y lobos", con los mismos personajes y en los que Saigosa/Vulturia tiene gran protagonismo y en la donde, sin duda, reconocerás más palabras vascas.
    "De buitres y lobos" puedes encontrarla fácilmente pero si quieres gastar poco, aguarda a junio o julio, que recupero los derechos de la novela y tengo intención de colgarla en Amazon para kindle a un precio más que moderado.
    En Amazon puedes encontrar ya muchas otras novelas mías.
    Un saludo y te informo de que este blog lo tengo cerrado y ahora sigo en mi web www.franciscogalvan.es

    ResponderEliminar