17 de mayo de 2010

De firmas, premios y caracoles por Sevilla

He pasado un fin de semana de lujo en Sevilla, adonde acudí para recoger el IV Premio Ateneo de Sevilla de Novela Histórica, que gané con El tesoro de Vulturia. Fui el viernes por la tarde y regresé el domingo por la noche. Tuve tiempo para todo. Firmé en varias casetas de la Feria del Libro, instalada en la plaza Nueva, recogí el premio de manos del presidente del Ateneo sevillano y aún me sobró para disfrutar de la ciudad, pasear en compañía de mi mujer y degustar las famosas tapas de los bares y tascas. Se llevaron la palma los caracoles de los garitos de la plaza de la Alfalfa, muy recomendables, aunque resulta dificil hacerse con una mesa en la terracita, a la sombra.


(En la terraza del bar Gran Tino)

La entrega del premio fue el domingo, en la pérgola de la feria, en una tarde en la que el verano acabó de explotar definitivamente. Allí, a la sombra de los toldos, el presidente del Ateneo de Sevilla,  Alberto Máximo Pérez Calero, el editor de Algaida, Miguel Ángel Matellanes, y este servidor compartimos un rato agradable de charla ante el público antes de celebrar el acto protocolario de entrega del galardón.

(Un momento del acto en la pérgola de la feria del libro)

Este premio ha significado algo muy especial para mí y así lo expliqué haciendo un simil taurino. Lo mismo que el novillero recibe la alternativa de un matador consagrado en cualquier plaza de España, así recibí yo la alternativa en el mundo literario de manos del mejor maestro que podía soñar. Fue Juan Eslava Galán quien en 2001 me entregó los trastos propios de este oficio. Él presidía el jurado del primer premio que gané, el Diablo Cojuelo de Novela Picaresca, de Écija. Fue con mi novela El rabo del diablo, una comedia de enredo en el Madrid actual. Diez años después, no muy lejos de donde recibí esa alternativa, el premio Ateneo viene a ser, al menos para mí, la confirmación, el espaldarazo que me convence de que esa carrera que inicié con el pequeño empujón de Juan Eslava ha discurrido por el camino correcto y que ha merecido la pena el esfuerzo.

(Con Eslava, en Ecija. 2001)


También hablé de la novela, de su contenido y de algunos de los arquetipos que he incluido en ella. A veces, los colegas periodistas, cuando te entrevistan con motivo de la publicación de una nueva obra, suelen preguntar por "el mensaje que ha querido usted transmitir con esta novela". Entonces uno se ahueca un poco, y responde complacido: "me alegro de que me haga esa pregunta", y a continuación se inventa raudo un mensaje cualquiera. Porque, no nos engañemos, normalmente no buscas transmitir ningún mensaje ni la novela lo lleva; solo quieres divertirte tú escribiéndola y concederle a los lectores unas horas agradables y entretenidas con tu trabajo. Pero, claro, no es muy brillante decir eso, especialmente si te preguntan directamente por el mensaje profundo que contiene tu obra.
Pues mira tú por donde que yo en esta novela sí he querido dejar claros un par de conceptos, no tanto un  mensaje, lo cual sería muy pretencioso. Pero dichos conceptos no los explicaré aquí. Quien quiera conocerlos (y de paso hacerse una idea de por dónde va la novela) que lea este otro post: Los enemigos del Hombre. En sus dos primeros parráfos están definidas las ideas subyacentes de El tesoro de Vulturia, aunque la trama de la novela es algo más compleja.
El caso es que después del rollo en el que comenté estas y otras cosas, el editor de Algaida me entregó el cheque con el premio (visiblemente mermado por Hacienda) y luego el presidente del Ateneo me obsequió con una bonita (y pesada) escultura que representa el logotipo de Algaida.
(Entrega del premio Ateneo de Sevilla de Novela Histórica 2010)

Pérez Calero, un hombre encantador, me recordó luego que al haber ganado el premio me convierto automáticamente en miembro de pleno derecho del ateneo sevillano, con lo cual ya soy biateneista, pues también obtuve en su momento el de Valladolid con Cuando el cielo se caiga.
Cerré la jornada firmando en otra caseta en la que por fin pude reposar la sobredosis de caracoles y cerveza. Ahora me toca volver al castigo del régimen que me impuso la doctora por haber dado positivo de triglicéridos en el último control antidopaje al que me sometieron.

(En una de las casetas antes de comenzar las firmas del sábado)

10 comentarios:

  1. Vaya, muchas felicitaciones!
    Yo escribo hace quince y no sé todavía hacia donde marcha mi carrera de escritor jajaja. En fin, soy un poco desastre...supongo. Buscaré tu libro: El tesoro de volturia. Me encanta la novela histórica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡¡Enhorabuena!!!!

    ResponderEliminar
  3. Max Estrellado10:02

    ¡Olé mi niño, eso sí que es arte! Torear en Sevilla y salir por la Puerta de los Príncipes. ¡Casi na!
    ¿Cuándo puedo comprar la novela?

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que pasaras unos días estupendos de celebración merecida y disfrutando del buen tiempo.
    Que te sientas respaldado era sólo cuestión de tiempo, tus premios y tus novelas así lo demuestran.
    Ahora, que se vendan mucho.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  5. Ole campeón. Y a por el siguiente.

    ResponderEliminar
  6. Este verano me lo leo...

    Un abrazo amigo y enhorabuena por tantos éxitos.

    ResponderEliminar
  7. Estás guapo, jodío.
    Es evidente que tú ibas para esto. O sea que, ya tienes el camino allanado, ahora sólo es seguirlo.

    Un abrazo, Paco

    ResponderEliminar
  8. Qué bien te lo pasas, vecino. Pero tú dale, que son dos días.

    ¿Se vuelve a llevar el mensaje en la novela y, por extensión, en la literatura? Ten cuidado, no sea que pierdas público por radical.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Moderato. Tú persiste que todo llegará. Seguro. Mueve tu trabajo por premios y editoriales sin descanso.

    Gracias, Bego, seguimos en la brecha.

    Max, lo tuyo sí que es arte. La novela ya estará o casi.

    Markos, el disfute vedadero estuvo en los paseos y las tascas porque los actos públicos me ponen malo (mi timidez enfermiza)... pero qué remedio queda.

    Dezaragoza, gracias, tío. Ya estoy en la siguiente (novela que no premio)

    Gracias, Dino. A ver si te gusta. Ya me dirás.

    Froi, coño, no me digas piropos que me ruborizo. Espero, sin embqrgo, mejorar un poquillo, ¿no?

    Xacto, vecino. Como le digo a Markos, lo importante es disfrutar de lo que te llega y en este caso el disfrute estuvo en lo ajeno a la literatura, aunque tengo que decir, para que conste, que la gente del ateneo y de la editorial son encantadores y lo pase muy bien con ellos.

    ResponderEliminar
  10. Juan Carlos, que no hay mensaje en la novela. Solo un deseo de que "los malos" del día a día sean los tambien los enemigos de Wulfric, el prota.

    ResponderEliminar