9 de marzo de 2012

Diario de Jürgen Toepfer: dignidad



La dignidad no es una virtud consustancial al ser humano. En nuestro caso solo floreció cuando la colocamos en la punta de las bayonetas.




Jürgen Toepfer
mercenario en la RD del Congo

17 comentarios:

  1. Mamma mía...pos no queda ná!!. La bayoneta requiere un fusil y éste...un par de brazos que lo sostengan...y los brazos no se mueven sin un impulso de la Voluntad. Y en un animal tan primitivo como el Homo Interruptus, la Voluntad está a merced de la Necesidad no de la Conciencia...por lo que la roma bayoneta acabará cumpliendo sólo funciones de matarife.
    Una vez más, falla la logística de la Lucha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que aqui te equivocas, amigo. La bayoneta (en sus múltiples versiones) es la herramienta más utilizada por el ser humano. Se inventó antes que la cuchara.
      de todas formas, no te tomes literalmente estas entradas de Jürgen. Son, digamos, alegorías, o parábolas de la vida misma.

      Eliminar
  2. Se le supone al ser humano como el valor al soldado. Pero, efectivamente, si no se le suma la conciencia y, como dice Atila, la voluntad, no se sabe dónde queda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la dignidad es algo cultural. No es consustancial al ser humano. por eso, cuando se tiene es algo que hay que entrenar a diario porque es fácil perderlo, como la forma física.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo, Francisco.
      Abrazos totales desde México.
      Donde se pierde la dignidad poco a poco, día a día.

      Eliminar
    3. México es un país muy grande, con mucha historia y enorme energía, seguro que superará esta etapa enloquecida de violencia. Quizá tendría que replantearse la legalización de las drogas.

      Eliminar
    4. ...entonces, la legalización de la corrupción también podría ser parte de la solución?

      Eliminar
    5. Hombre, no es lo mismo. Pero hoy en México (corrigeme si me equivoco) hay más muertes por crímenes relacionados con el narcotráfico que por sobredosis. Habría que pensar en legalizar y quitar el negocio a,los narcos

      Eliminar
    6. Seguro. Pero nadie le va a quitar el negocio. Se harán "señores" respetables si se legaliza. Eso es todo. Y se generará un mercado negro, más sucio, más barato y más rastrero...
      Si se hiciera una "Apocalipsis" del tema, el nuevo Marlon Brando diría "...la corrupción, la corrupción..." en lugar de "el horror, el horror".

      Como dijo un amigo, mejor "brindo por la mujer"... ¡Salud!

      Eliminar
    7. Pues sí, es un tema polémico sobre el que hay muchas opiniones. Pero comparto en brindis... ¡Salud, Manuel!

      Eliminar
  3. Francisco,
    Leí "Cuando el cielo se caiga".
    EXCELENTE.

    ResponderEliminar
  4. Mi madre tiene 90 años. Vive en Buenos Aires. Se fué de España en 1954.
    Le regalé tu libro y lo leyó de un tirón, en unos pocos días, le emocionó leerlo.
    Dijo que cambiando situaciones, nombres, lugares, le recordaba muchos casos similares de la guerra que vivió de adolescente.
    Gracias por tu libro.
    Otro gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, testimonios como el de tu madre son los que hacen que merezca la pena escribir. A ella la novela le recuerda cosas vividas porque muchos de los episodios y anécdotas que adornan la novela son reales y no solo los escenarios. Mi madre pasó la guerra en Madrid, era enfermera como la protagonista y vivió en el mismo piso que se describe en la novela. Tuve la suerte de que tanto ella como mi padre me facilitaran bastante información sobre la forma de vida y las cosas cotidianas que son difíciles de hallar en los libros de historia y los manuales.
      Gracias y un abrazo, compañero.

      Eliminar
    2. ¡Salud!
      Por la vida.

      Eliminar
  5. Leído el post y los comentarios. SIn duda una alegoría muy certera.

    Que tengas un buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y va siendo hora de reverdecer viejos laureles, DinoJuanjo.

      Eliminar