30 de marzo de 2012

Asalto a la última barricada

No suelo hacerlo, pero hoy quiero repetir una entrada que publiqué el 28 de septtiembre de 2010 con motivo de la reforma laboral que perpetró Zapatero. Lo hice en "El hombre del pirulí", otro blog más combativo que cerré temporalmente hace unos meses. La decisión de recuperar esta entrada no se debe a la Reforma Laboral de Rajoy, ni a la Huelga General de ayer, sino a las declaraciones que hizo Esperanza Aguirre, que son muy clarificadoras: "Estos sindicatos caerán como el muro de Berlín".

 Es esta:



Mañana está en juego la última barricada que los contiene. Es una barricada muy delgada, de papel, casi invisible y muy probablemente quedará arrumbada por la acometida de esa bestia que todo lo devora y que se llama MERCADO. En realidad ese término no es más que un eufemismo. Detrás de la palabra MERCADO, como si de una careta se tratara, se ocultan la derecha liberal (antes los llamábamos conservadores), las multinacionales, los bancos, las financieras, las agencias de evaluación de riesgos, los especuladores, los brokers y toda esa cuadrilla de empresarios oportunistas, gorrones y avarientos que siguen a pies juntillas los postulados de Carlos Solchaga: enriquécete pronto y rápido.
Junto a estas poderosas fuerzas, que cabalgan como potros desbocados desde que desapareció el contrapeso de la Unión Soviética, se asocian otros colaboradores necesarios, como algunos medios de comunicación, que trabajan sin descanso en la lobotomización de la conciencia ciudadana. Nos bombardean con telebasura, programas de vísceras, realities infumables y fútbol, además de elevar a la categoría de reinas mediáticas a hembras incultas y chabacanas, gentuza sin oficio ni beneficio, que, por obra de la caja tonta, se nos aparecen con más brillo que la Virgen de Fátima.
Paralelamente, las mismas multinacionales nos ahogan con una insoportable lluvia de mensajes publicitarios para convertir en imprescindibles todo tipo de objetos, artilugios y cachivaches que compramos compulsivamente hasta entramparnos de por vida (ipod, blackberrys, coches, televisores de plasma, electrodomésticos varios, zapatillas de deporte de esta u otra marca...)
Así consiguen enredarnos en su juego: nos pagan poco y lo poco que ganamos lo gastamos en sus economatos. Tenemos libertad de elección, sí, pero solo en teoría, porque la presión es tan brutal que obedecemos sin darnos cuenta y les reembolsamos nuestro salario a cambio de sus abalorios.
Quienes deberían defendernos, simplemente, se dejan llevar para no perder posiciones de privilegio, como le sucede al gobierno socialista, que cumple sumisamente con todo lo que le ordenan desde el FMI, el BM, la CEOE y hasta la Conferencia Episcopal sin la menor resistencia, y renunciando a lo que nos había dicho que eran sus  principios irrenunciables.
¿Y los sindicatos? Ellos también están contaminados, viven de las subvenciones gubernamentales y por eso han retrasado tantos meses la necesaria huelga general de mañana. Sin embargo, pese a todo, son el último reducto ante la ofensiva global contra el Estado del Bienestar y los derechos de los trabajadores desatada por esa conjunción de fuerzas agrupadas en torno al MERCADO. Un asalto que, no lo olvidemos, está perfectamente orquestado, aunque quieran hacernos creer que la crisis ha surgido por casualidad.
Pese a las miserias en las que habitualmente se mueven los sindicatos, en su interior aún palpita débilmente ese sentido de la solidaridad y de la justicia social que ya no se ve por ningún otro lado. En ellos, muy de vez en cuando, hay un destello de lucidez que les hace rebelarse contra ese mundo que nos espera sin remedio si el MERCADO derriba esta última barrera.
Por estas razones mañana apoyaré la huelga, para que toda esa corporación del mal que nos amenaza no se salga con la suya arrebatándonos los pocos derechos que nos quedan, porque no quiero que mis hijas crezcan en un mundo en el que solo se las compute como mera mercancía al servicio de los caprichos del MERCADO, porque hay otra forma de vivir diferente a la que nos quieren imponer las grandes industrias del consumismo masivo y ciego.
La reforma laboral que ha aprobado el gobierno de Zapatero no es más que un peldaño en la dirección que marca el dios MERCADO. Luego vendrán otros, como la destrucción de los sindicatos (España es el lugar de ensayo), el retraso en la edad de jubilación (se ensaya en Francia), el alargamiento de la jornada laboral (ya lo intentó el Parlamento Europeo, aunque se logró evitar, ¿recuerdas?) y el recorte de las prestaciones sociales y de las pensiones. Eso sin contar la privatización (para enriquecimiento de unos pocos) de todo tipo de servicios esenciales que han venido siendo públicos, como la educación y la sanidad.
En suma, caminamos hacia un mundo cada día más desigual, con mayores diferencias sociales, en el que los ricos se enriquecen sin medida ni contención y a los pobres se los contenta dejándoles admirar, por el ventanuco de la prensa rosa, la vida de glamour, lujo y despilfarro en la que, sin el menor atisbo de vergüenza, hozan las llamadas clases privilegiadas.
 Razón tiene Rosendo: "Majete, no todo el que saca mete". O, dicho de otra manera, hay unos cuantos que sin aportar nada se lo llevan crudo, mientras que la nada queda para los que más contribuyen.

6 comentarios:

  1. Plas plas plas plas!!!, Joé...tengo aquí a t'os los Hunos aplaudiendo y jaleando esta arenga!!...tío...q...que ya hay unos cuantos ensillando los ponis y sacando filo a las flechas!!...

    Cachis!!....lástima que el Imperio haya puesto en primera línea de combate una densa formación de lanceros pesados de clase media mercenaria que sueñan con formar parte, algún día, del Orden Ecuestre!!...lo darán todo por ese sueño!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que ya va siendo hora de soltar a las hordas para que campe a su gusto y lo incendien todo. Es la única forma de expiación.

      Eliminar
  2. Es muy triste que instrumentos estadísticos, de Ciencias Sociales y de Ciencias de la Educación se utilicen impunemente para manipular las ideologías del consumo y del éxito social.
    Este mundo apesta.

    ¿Dónde están los intelectuales críticos?
    ¿Dónde está la justicia social?
    ¿Por qué todo al final depende de unos pocos?

    Solo hay reyes y variaciones de reyes querido Paco. Nuevos reyes y nuevos reinos con nuevos esclavos. Nuevos reyes con reinos de todo color e ideología perturbada. Solo huele el poder o la lucha por él. Todo lo demás no importa.

    Solo veo absurdo, querido Paco.
    Solo veo absurdo.

    ¿Dónde está el socialismo?
    ¿Dónde está el cristianismo?
    ¿Por qué es imposible un comunismo librepensador?

    Esto es una cacería. Esto es control de masas y me duele, incluso me abrasa.

    Saludos.

    Posdata 1: el artículo será antiguo pero es oportuno. Ciclos de manipulación, ciclos de control, masas y masa.

    Posdata 2: me alegra tu optimismo respecto a la función de los sindicatos actuales. Espero, pese a todo, que no desaparezcan, incluso que muten a mejor. Creo que están a tiempo de ganar credibilidad.Para mi es mejor tener sindicatos que no tenerlos. Eso lo tengo claro pese al desprestigio reinante. Nunca dejes de expresarte, ya habrá lugar para debatir en paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Constantino, aquí solo hay mercado (es decir, especulación) y la clase politica casi al completo trabaja como sus monaguillos.
      Los sindicatos, con todos sus males y vicios, son, a dia de hoy, el único instrumento que se puede opone a esta dinámica (además de los movomientos ciudadanos tipo 15M que está por ver qué consiguen).
      El problema de los sindicatos es que en la Transición hubo que reinventarlos porque el franquismo los había aplanado (ojalá renacieran aquellos sindicatos de antes de la guerra, UGT y CNT, con millones de afiliados). Al refundarlos no hubo más remedio que enchufarlos a los Presupuestos Generales del Estado. Y después de más de 30 años siguen sin poder ser autónomos porque nadie se afilia. Ese es el drama.

      Eliminar
  3. Y tanto que es oportuno. Si cambias algunos nombres y actualizas algunos hechos, seguimos en las mismas, pero a peor.

    Mi temor es que los sindis no van a tener tiempo, digamos, de reciclarse o de volver a donde debían estar, pues no veo suficiente mara que los empuje o, incluso, sobrepase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vecino, te digo lo que a Constantino: los sindicatos, para cumplir su función deben ser independientes y para ser independientes precisan de afiliación masiva que genere ingresos. Es una pescadilla que se muerde la cola: los sindicatos no son autónomos y generan desconfianza, por lo que la gente no se afilia y no pueden ser plenamente independientes de los PGE, por lo que generan desconfianza...

      Eliminar

CINCO PUÑALADAS Y UN DISPARO

¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Bang! ¡Zas! Expiró aferrado al policía, pensando en sus hijas. No pudo soportar que lo multara por...