30 de junio de 2011

Populismo


Populismo es engañar en la letra pequeña de las hipotecas.
Populismo es multiplicarse el sueldo aprovechando salvadoras fusiones de cajas de ahorro.
Populismo es aporrear a los ciudadanos en la calle mientras en el Parlamento les robas la cartera con la excusa de salvarlos de la bancarrota.
Populismo es saltar de alborozo cuando a otros los exprimen hasta la última gota.
Populismo es ofrecerles graciosamente a los indignados un escaño en el Parlamento para que se expresen. 
Populismo es pedir que los ricos paguen más y no hacer nada para conseguirlo.


 No es populismo salir a la calle para impedir que te quiten lo poco que te queda.

4 comentarios:

  1. Palabra polisémica que no viene en el diccionario. También es populismo, entonces, decir que el Estado no va a poner un duro para la JMJ.

    País de feria.

    ResponderEliminar
  2. Pues probablemente, decirlo y al tiempo entregarle al B16 hasta los higadillos. Diría yo que populismo y demagogia son conceptos hermanos, aunque para primos.

    ResponderEliminar
  3. Pues muy cierto. Y lo de "los mercados" es chantaje puro y duro ante el cual los pringados de los representantes se doblan sin vergüenza ni moral.

    Populismo, al final, será hacer caso al pueblo. A este paso se convertirá en sinónimo de democracia.

    ResponderEliminar
  4. Ojalá entonces, maño, triunfe el populismo. Pero a día de hoy es concepto que los ricos usan para descalificar todo aquello que les perjudique (y beneficie al pueblo)

    ResponderEliminar

MAIKO

Una maiko, aprendiz de geisha, en plena danza. Kioto (Japón) 2016