20 de junio de 2011

"De buitres y lobos", en edición de bolsillo




Ya está en las librerías la versión de bolsillo de mi novela "De buitres y lobos" (Algaida ECO), la primera que escribí, allá por 1998, aunque no fue la primera que publiqué. Tuvo que esperar a 2005, cuando había sido editadas ya otras tres mías: "Las esmeraldas de Cortés", "El rabo del diablo" y "Cuando el cielo se caiga". 
Sin embargo, probablemente ha sido la que mejor se ha vendido. Hasta el punto que me animó a escribir una nueva aventura con los mismos personajes, "El tesoro de Vulturia", con la que gané el año pasado el premio Ateneo de Sevilla de Novela Histórica, y quizá en el futuro haya más entregas.
"De buitres y lobos" trascurre en la segunda mitad del siglo V, en tiempos del rey visigodo Eurico. Es el propio monarca, desde su corte en Burdigala, el que encarga a Wulfric, uno de sus más notables guerreros, que viaje a Hispania para aclarar las misteriosas desapariciones de adolescentes hispanorromanos que están destruyendo el buen nombre de los visigodos, que ya disponen de avanzadillas en aquellas tierras. 
Wulfric, y su compañero Sigebert, viajan en secreto a Segovia para aclarar dichas desapariciones y demostrar que son infundios los rumores que las relacionan con ritos canibalísticos de los visigodos, de confesión arriana frente a la mayoría hispania, de credo trinitario. Después de múltiples aventuras, los dos héroes llegarán a Vulturia, la ciudad de los buitres, la antigua Saigosa de los arévacos.
"De buitres y lobos" es una defensa de la tolerancia religiosa y de las diferentes formas de pensar que existen en el mundo y es una mezcla de novela policiaca, de aventuras e histórica. Es una obra mestiza. Me gusta decir que Wulfric es el primer detective visigodo de la literatura mundial.

Aquí os dejo algunos enlaces sobre lo que se dijo cuando se publicó la novela en 2005 (este blog, con un fragmento del texto; Periodista Digital; 20 Minutos; El País;  una entrevista en Ciberanika, y Diario Siglo XXI ) además de algunos sitios donde puede hallarse en audiolibro, en mp3, con voz humana, ya que fue adquirido por la ONCE para invidentes (Ioboneo y Audiolibros)

11 comentarios:

  1. Ya sabe mi opinión Don paco, como el Rabo del Diablo, no ha escrito nada comparable. Es magnífica, una obra maestra.

    Cuando el cielo es también muy buena, pero deja un saber demasiado amargo y a cierta edad ya pesa demasiado. Pero es una gran novela.

    Y la de los buitres es la que menos me ha gustado. A veces parece usted Emilio Salgaria. jajaja

    Un abrazo colega

    ResponderEliminar
  2. Querido Txema, es que tu eres más de comedia y además tienes poco estómago para los dramas, sobre todo si comienza con un fusilamiento. ya sabes por donde voy.
    Lo de Salgari me lo tomo como un piropo. Por cierto te falta cinco novelas por leer.

    ResponderEliminar
  3. A mí me faltan más. Pero todo llegará.

    Curiosa la historia de Buitres y lobos. No me refiero al argumento, sino a eso que los especialistas llaman "recepción".

    ResponderEliminar
  4. Carlosgmart12:04

    Yo que las he leído todas, te animo a que continúes con la saga. Resultan sumamente entretenidas las historias de Wulfric y sus coetáneos. Además, el niño lobato puede dar juego...

    No obstante, para mí "cuando el cielo se caiga" sigue estando en lo más alto del ranking. Y también podría tener continuidad, con el personaje del policía íntegro en medio del aparato policial del régimen...

    ResponderEliminar
  5. Tranquilo, vecino, que no es obligatorio empaparse con las obras completas.
    No entiendo qué quieres decir con eso de la "recepción".

    Carlos, gracias. La saga seguirá probalemente cuando termine la que estoy escribiendo ahora. Lobato de la dehesa espero que dé juego... o no.
    De "Cuando el cielo se caiga", con ese protagonista, solo podría escribir la previa. Ya me entiendes.

    ResponderEliminar
  6. La leí en su momento. Ciertas novelas mejor en tapa dura: la calidad ha de envolverse en calidad.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, sigancirculando. El problema de la tapa dura es que resulta más molesto en según qué sitios leas, y el del bolsillo a veces tienen la letra demasiado pequeña cuando se trata de novelas con muchas páginas. En este caso se ha resuelto muy bien. Algaida edita de maravilla.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11:55

    Hola. Sólo decir que me han encantado los dos libros, De buitres y lobos y El tesoro de Vulturia. Me encanta Wulfric (del que debo confesar que soy una especie de fan y no me importáría estar en el lugar de Silvia Valentina). Bromas aparte, me han gustado mucho. Los ví en la biblioteca estas pasadas navidades y los pillé y cuando los terminé me dio muchísima pena. Tenía ganas de más relatos sobre ellos. Tanta pena, que los compré y los volví a leer, pero me seguía dando pena el hecho de terminarlos. Espero descubrir un día que Wulfric me seguirá entreneniendo con más aventuras. ¿ me sorprendré? Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Hola anónimo lector, muchas gracias por tu elogioso comentario. Espero que seas una mujer... Lo digo por eso de ponerte en el lugar de Silvia Valentina.
    Probablemente haya más aventuras de Wulfric aunque no sabría decirte cuándo. Pero sí, el detective visigodo volverá algún día, aunque no será inmimente.

    ResponderEliminar
  10. Laura12:48

    sí, me llamo Laura, puse anónimo, hasta que he descubierto que se podía poner el nombre (soy muy torpe con estas cosas).La verdad, con personajes así, te dan ganas de vivir dentro de la historia para poder conocerlo en persona y ver todo en directo. Pero algo me dice que tendría que hacer competencia con la hispanorromana, je, je...estaré atenta al gran día en que nos digas: ¡¡¡ seguimos las aventuras!!!. Un besote y enhorabuena ( que conste que no es peloteo, ¿eh?)

    ResponderEliminar
  11. Gracias de nuevo, Laura. Me alegra mucho que me digas que con mis novelas te metes de lleno en la historia. Con eso voy más que satisfecho. Cuando uno escribe una novela tiene dos objetivos principales: el primero la autosatisfacción y el segundo que guste a los demás.
    Y no me importa que me peloteen :)

    ResponderEliminar

CINCO PUÑALADAS Y UN DISPARO

¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Bang! ¡Zas! Expiró aferrado al policía, pensando en sus hijas. No pudo soportar que lo multara por...