12 de junio de 2011

La metralleta nacional

"La metralleta nacional" es una novela de Pascual García Arano, un periodista que trabajó en El Mundo y al que conocí en mis tiempos de informador parlamentario, no en vano éramos vecinos de cabina. No nos veíamos muy a menudo, pero el sentido del humor y el excelente carácter de Pascual hacían que los encuentros fueran realmente divertidos.
Después de perderle la pista durante un montón de años (aunque supe de él por amigos comunes) contacté con Pascual a través del Facebook, uno de esos extraños instrumentos cibernéticos que a veces resultan milagrosos.
Pascual tiene un blog, El sacaleches, donde despliega toda su mordacidad, ingenio y mala leche, valga la redundancia. Lo he visitado y me ha hecho pasar muy buenos ratos estos días, muy en la línea de aquellos vividos en los pasillos del Congreso donde la carcajada estaba a la orden del día.
He tenido ocasión de leer su última novela, "La metralleta nacional", que puede bajarse gratis en Bubook aquí.
No es casualidad la similitud del título de la novela con aquella famosa película de Luis García Berlanga "La escopeta nacional", y si Pascual empuña la metralleta en lugar de la recortada es porque tiene mucha más munición y está mucho más cabreado.
 En esta novela nos cuenta las aventuras de un periodista en paro que acaba de sufrir un infarto de miocardio (algo de autobiográfica tiene) y para sobrevivir monta la agencia de detectives "El juez de la horca". Como la trama trascurre en 2010, no faltan ni la crisis, ni los banqueros, ni los partidos, ni los chorizos gurtelianos de turno. Pascual despliega con habilidad todos los recursos necesarios para convertir esta comedia en un espectáculo desternillante en el que se disecciona (en ocasiones con sierra mecánica) el alma de este país, a veces con la ironía fina, otras con el sarcasmo más sangrante, pero siempre con la acidez, el sentido del humor y la magnífica escritura que lo caracterizan.
Si queréis pasar unas horas divertidas y entender un poco mejor la crisis económica, bajáoslo, es gratis.

1 comentario:

  1. Tomo nota del libro y del blog, vecino.

    Pintan muy bien, aunque sean... ¿bastos? (sustantivo, no adjetivo, ¿eh?).

    ResponderEliminar

MAIKO

Una maiko, aprendiz de geisha, en plena danza. Kioto (Japón) 2016