20 de noviembre de 2017

CINCO PUÑALADAS Y UN DISPARO




¡Zas!

¡Zas!

¡Zas!

¡Zas!

¡Bang!

¡Zas!

Expiró aferrado al policía, pensando en sus hijas.

No pudo soportar que lo multara por rebuscar en la basura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MATAR A LA BESTIA (2)

(continuación de Matar a la bestia) En la comisaría le dieron una paliza y lo humillaron. Querían saber quiénes eran sus cómplices. De nad...