5 de octubre de 2012

La decadencia de los políticos


El juez Santiago Pedraz de la Audiencia Nacional, en el auto en el que dejaba libres sin cargos a todos los detenidos por la manifestación del 25 de septiembre en Neptuno, justifica en parte las movilizaciones populares en "la decadencia de los políticos".
A primera vista, es decir, en una apreciación somera y superficial, este juicio puede ser compartido por la mayoría de la sociedad española, otra cosa es que el citado juez tenga derecho a entrar en esas consideraciones.
El "pijo ácrata", como ha calificado a Pedraz otro pijo de libro, Rafael Hernando, portavoz adjunto del Partido Popular, ha puesto de los nervios a la plana mayor del PP, que no admite críticas ni contradicciones a la deriva totalitaria en la que lo ha embarcado Mariano Rajoy.
Sin embargo, para hablar de decadencia es preciso haber tenido antes un momento de esplendor. El Diccionaro de la Real Academia define decadencia como "Declinación, menoscabo, principio de debilidad o de ruina". Y en España no hemos tenido apenas menoscabo en la condición plana y anodina del político patrio. Ni siquiera hubo un momento cenital en la cada día más cuestionada Transición, ni en los primeros gobiernos de Felipe González. Hoy, la mayoría de nuestros exgobernantes están perfectamente acomodados a sueldo de las empresas multinacionales a las que favorecieron mientras eran "servidores públicos". Bien es cierto que Rajoy y su gobierno baten recórds en su servicio a la banca alemana y que lo hacen de forma zafia y con poco disímulo. Rajoy se parece al policia Frank Drebin interpretado por Leslie Nielsen en las películas de "Agárralo cómo puedas", que dejaba un rastro de destrucción a su paso. Solo que Rajoy no tiene gracia. Probablemente si preguntan al presidenre dirá que prefiere que lo comparen con Godzilla. A fin de cuentas Rajoy ha tenido éxito: ha destruido el Estado del bienestar sin que la mayoría de la población levante una ceja.  
Eso me reafirma en lo que pienso y escribo aquí desde hace tiempo: que la decadencia no es solo de los políticos, sino de la sociedad española, que vive narcotizada y como ajena a su propio futuro. Esta alienación es un éxito claro de la clase política y de los medios de comunicación, en especial de las cadenas televisivas.
Francisco Ferrer i Guardia, creador de "La Escuela Moderna",  ya advertía en 1904 de que los Gobiernos han fomentado siempre la ignorancia popular porque "la ignorancia facilita la dominación". La aplicación práctica la podemos comprobar con los recortes educativos y científicos aplicados por el tertuliano metido a ministro/monaguillo, Juan Ignacio Wert.
Hoy el opio del pueblo no es la religión, como afirmaba Marx. Los tiempos cambian y esa droga ha sido reducida a estrechos círculos, aunque no por pequeños menos poderosos y fánaticos. No, hoy la alienación vienen por otras dos drogas: la cocaína de la telebasura y la heroína de los dispositivos electrónicos móviles, ya saben, los ipad, ipod, blackberry, tabletas, smartphones y demás zarandajas sin los que la mayoría de la gente no puede vivir.
Ambas, telebasura y dispositivos móviles, sirven para tener embelesados a diferentes grupos de gente. Es cierto que mientras la telebasura no tiene justificación alguna, los dispositivos son herramientas muy útiles (gracias a ellos los antidisturbios han dejado de golpear con impunidad). Pero, en ninguno caso deben ser el centro de la existencia, como ocurre cada día con más gente. Por eso, mientras esas dos drogas sigan imponiéndose en nuestra sociedad no habrá reacción posible.
Porque, volviendo al principio, es cierto que tenemos unos políticos mediocres y decadentes, pero se bastan para controlar con sus burdas manipulaciones a una sociedad mediocre y decadente como la nuestra.



La foto es de este blog.

10 comentarios:

  1. No te falta razón en cuanto a los "juguetitos electronicos".

    Nos han creado unos paraísos artificiales. Cada día a mi alrededor contemplo mas y mas gente absorta en la pantalla de bolsillo.

    Entre las gilipolleces de Internet, el fútbol y la basura televisiva, la gente está tan sumamente distraída que no se dan cuenta de que nos esta robando la bolsa y la vida a todos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rodericus. A mí me resulta preocupante la dependencia del cacharrito que tiene mucha gente, cada vez más.

      Eliminar
  2. Espera, que suelto el Iphone y te aplaudo

    Iba a poner algún video de la Belen Esteban, o de algun programa de telecinco; pero me abstendré de traumatizar al personal de una manera tan cruel.

    Ya solté el iphone: ¡Aplausos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grcias, Kir, pero no hace falta que sueltes el cacharro. No tiro contra esos aparatos sino contra la gente que moriría de inanición si le privaran de ellos o mataría por conseguir el último modelo.

      Eliminar
  3. Fíjate que históricamente, los españoles han marcado siempre la diferencia en positivo...ejem...¡¡cuando se han largao bien lejos del País de Mierda!!.
    Roma y Carthago se rifaban el lujo de tener en sus filas todos los batallones de scutaris, honderos y caballería pesada ibérica que el denario pudiera pagar. Los reclutadores tenían instrucciones de hacer ofertas dinerarias sin límite.
    En la edad Moderna no había Príncipe europeo que desperdiciara la oportunidad de contar con un veterano capitán de los tercios mandando cualquier cosa que se moviera, respirara...y llevara una pica.
    En el XIX y el XX, mientras aquí nos comían los piojos, los españoles que cruzaban el charco, llegaban, veían ...y vencían.

    Y ahora, se rifan por medio mundo a nuestros ingenieros, médicos, enfermeras, biólogos, etc...¡¡hasta los gabachos nos reclaman jornaleros para su explotaciones agrícolas!!

    ¿Y no será cuestión de largarnos todos y dejar por aquí a ese puñao de hijoeputas de toooda la vida para que tengan ellos también la oportunidad de revolcarse a gusto en la mierda que han creado?...ellos...y su muy admirada y abnegada...mayoría silenciosa de castrados semovientes!!

    PS: el diccionario de blogger no me admite el término "abnegada"; me sugiere "negada"...ufff...no sé qué elegir, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Atila, sí, esta tierra ha dado a los mejores guerreros. Se ve que lo nuestro es el manejo de la cachiporra. ¿Irnos fuera? ¿A currar para los cabezas cuadradas que pagan a los esbirros patrios? Ni de coña. Antes expulsar a la bazofia local.

      Eliminar
  4. Hola Paco.
    Es verdad que la ignorancia facilita la dominación. El señor Ferrer tenía mucha razón. Lo estudié en Magisterio al igual que a Paulo Freire.
    ¿Cómo es posible que el futuro tenga que ver con la manipulación?
    ¿Siempre caemos en los mismos errores?
    Estoy cansado de la misma historia una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez, y, evidentemente, estoy indignado.

    Añade a eso esta otra frase, si te apetece:

    "El pensamiento crítico debe ser erradicado. No ha lugar."
    Recuerdo documentos recientes sobre filosofía empresarial, o algo parecido, y era un claro documento de adoctrinamiento.

    ¿Qué sucede Paco?

    ¿No han cerrado recientemente un programa de radio que era crítico?

    ¿Es un libre-pensador una rareza, o un peligro?
    ¿Qué peligro es ese?
    No me entero.


    A veces tengo miedo, amigo Paco, y me parece muy triste tener miedo cuando, teóricamente, existe la libertad de expresión.

    Tengo miedo de que "los nuevos poderosos" , o los dependientes de su situación de privilegio, no recuerden los errores del pasado. Tengo miedo de que los poderosos de siempre no recuerden los errores del pasado. Me asusta tanta estupidez.
    ¿Dónde están los sabios amantes de la paz social?
    ¿Dónde?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hay un programa inexorable, que se cumple a rajatabla. El capitalismo está agotado y en riesgo de saltar por los aires. ya no es asumible una guerra mundial para reiniciar de cero el sistema. ¿La solución? arrasar con los derechos sociales que tanto encarecen. Y eso debe ir acompañado del adormecimiento necesario de las masas para que no protesten o lo hagan de forma asumible. Más claro, agua.

    ResponderEliminar

MAIKO

Una maiko, aprendiz de geisha, en plena danza. Kioto (Japón) 2016