9 de mayo de 2012

Diario de Jürgen Toepfer: apatía

Llegado el momento pedimos ayuda a la población civil, ya que con nuestras solas fuerzas era imposible derrotar a las transnacionales que robaban las riquezas naturales del país. La respuesta fue muy tibia. La gente prefiere la dulce apatía al incómodo compromiso.

Jürgen Toepfer
Mercenario en la RD del Congo



6 comentarios:

  1. Como en todas partes, Paco. Solo reaccionamos con la punta de un cuchillo pinchando en el cuello, y aún así, siempre es demasiado tarde.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Rode. A veces ni con sangre.

      Eliminar
  2. Qué mala suerte tienen las vanguardias del Congo, caray.

    Seguro que tras la dulce apatía hay alguna pasión más o menos confesable o inconfesable. Quizá la simple ilusión de que el lobo se olvide de soplar contra el chozo cuya pared mayor cubre casi una pantalla de tantas pulgadas. Y si sopla, que lo haga flojito. Pues la apatía es a veces muy distinta de miseria extrema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te cachondees, vecino, que el Jürgen es el prota de mi última novela y estoy a la espera de que se publique, ya veremos cuándo, para dar el pelotazo.
      Es posible que haya algo detrás de la apatía, pero no siempre. La pereza es un placer en sí mismo

      Eliminar
    2. Entonces, ¿estas píldoras Toepfler forman parte de la novela?
      Interesante.

      (Me revientan los dichosos captcha).

      Eliminar
  3. No, las pildoritas son inventadas, pero me apatecía ampliar un poco la visión del personaje y de paso calentar el ambiente. En cualquier caso sí se corresponden con su filosofía de la vida.
    Perdona por los captcha pero he tenido un ataque de spams y lo puse ayer. Lo quitaré en un par de días.

    ResponderEliminar

MAIKO

Una maiko, aprendiz de geisha, en plena danza. Kioto (Japón) 2016