1 de diciembre de 2011

Ser primario

 Odio.

Lanzó la piedra con tanta rabia
que dio la vuelta al planeta
y le golpeó en la nuca.

(Fundido en negro)








(La foto es de Esther Galván)

10 comentarios:

  1. Eso sería una justicia fabulosa. Y en el fondo el odio es autodestructivo.

    Me gusta la foto, incluso quitando la H de la pintada.

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Es lo que le va a suceder a once millones de personas. Sí, no me había percatado de ese detalle de la foto. Apoyo la moción.

    ResponderEliminar
  3. Odio y rabia son dos hermosas palabras que también nos han sacado de más de un apurillo.

    me he perdido con lo de los 11 millones.

    Saludos !

    ResponderEliminar
  4. Sin duda, Atila, pero sin prescindir de la inteligencia, que nos distingue de las bestias.
    ¿Once millones? Perdón, 10.830.693 para ser más exactos. Aunque como toda generalización puede resultar injusta.

    ResponderEliminar
  5. Ay coñio!!, jaja...ni cuen'...se me había olvidao el simulacro democrático del otro día!!

    ResponderEliminar
  6. Uf.

    Claro que el odio es autodestructivo. Pero antes de llegar la piedra atraviesa otras calabazas.

    Tengo que romper una lanza por las bestias. Cuando se habla de primitivismo o de impulsos primarios en el ser humano, se piensa en una condición o stucación cercana a la animal; pero dudo de que los animales odien.

    Por otro lado, un beso de amor no se lo doy a cualquier espécimen.

    ResponderEliminar
  7. Quería decir "situación".

    ResponderEliminar
  8. No sé si llegará esa justicia, pero ojalá...

    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Ahí le has dao' Atila.

    Ya lo creo que los animales no odian, vecino. las bestias simplemente te muerden si las perjudicas. Los llamados seres humanos se limitan a votar al contrario, aunque el contrario sea más peligrosos.

    Belén, la justicia es la que uno se busca, visto como están las cosas...

    ResponderEliminar
  10. Amor con amor se paga. En este caso, que el odio se le devuelva al que odia, no parece tan injusto.

    Saludos.

    ResponderEliminar

MAIKO

Una maiko, aprendiz de geisha, en plena danza. Kioto (Japón) 2016