24 de julio de 2011

Desahucios III

Para pasar el verano, esta vez traigo un juego, una especie de sudoku, que no todo van a ser quejas y lamentaciones.

El juego consiste en hacer unos pareados (no, que los embargan) versos con o sin rima con las siguientes palabras:

Botín
Motín
Camacho
Gazpacho
Lavapiés
Desahucio
Miseria
Codicia

Tendrán puntuación doble los poemas que incluyan estos conceptos:

Grecia
España
FMI
BM
Merkel
Banqueros
Agencias de calificación
sinvergüenzas
Mamones
Resistencia

Y valor triple si incluyen las frases:
"Qué os den"
"No sois más que una cuadrilla de avariciosos hijos de puta"
"Las pagaréis todas juntas"
"¿Por qué la Iglesia no condena los abusos de los ricos?" 

Quien logre incluir todas las palabras y frases arriba mencionadas tendrá acceso directo al premio gordo: un desahucio en pleno paseo de la Castellana de Madrid con profusión de antidisturbios.

Naturalmente, este es un concurso abierto y se admiten sugerencias.

6 comentarios:

  1. No puedo participar porque no ha puesto a ZP, el peor de esa cuadrilla.

    Pero, además, es que lo ha puesto usted muy difícil don paco.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Amigo Txema, ZP es solo la marioneta por eso no lo puse. En cuanto a los demás, es que usted es muy exigente y solo quiere optar al premio gordo.

    ResponderEliminar
  3. No me tientes, no me tientes...

    Esto... ¿Cuánto tiempo hay?

    ¿Es forzosa la presencia de antidisturbios? Es que ya estoy un poco mayor...

    ResponderEliminar
  4. Vecino, esto es como los sudokus, tienes todo el tiempo del mundo y la libertad que te quieras tomar. Este no es más que un concurso retórico, tanto en lo que se refiere al uso del lenguaje como a esa otra acepción que trata de asuntos que se plantean para no ser respondidos.

    ResponderEliminar
  5. Ya, pero deja de tener sus puntas y sus vueltas.

    ResponderEliminar
  6. Pues atácale duro que seguro que tu eres capaz de sacárle algo más que ripios.

    ResponderEliminar

CINCO PUÑALADAS Y UN DISPARO

¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Bang! ¡Zas! Expiró aferrado al policía, pensando en sus hijas. No pudo soportar que lo multara por...