13 de julio de 2012

Diario de Jürgen Toepfer: resistencia





A veces, por la fortaleza del enemigo, es imposible ganarle de forma rápida y fulminante. Entonces conviene hostigarlo sin parar, aquí y allá, unas veces con contundencia y otras con resistencia pasiva, aunque siempre tratando de eludir la mordedura de sus perros de presa.





Jürgen Toepfer
Mercenario en la R.D. del Congo


La foto es de la página Havanaluanda

4 comentarios:

  1. Hay que hacer perder los nervios al enemigo, hay que conseguir que tiemble incluso en sueños. Es sólo cuestión de ponerse.
    Hace poco que hemos descubierto que somos más. Cuando comprendamos que somos mejores...la habrán cagao!!

    Saludos!!...sin tregua!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacia la victoria por la paciencia. Creo que estamos ante el inicio de algo nuevo.

      Eliminar
  2. Ajá. Ese es el camino que les queda a los líquenes del Congo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero con mala hostia. No cro en los pacifismo en el mundo actual. Hay que devolver los golpes en la medida de lo posible. Para eso está la espesura congoleña.

      Eliminar