2 de mayo de 2011

Presentación-homenaje a Antonio Romero

El próximo día 4 de mayo, Antonio Romero presenta en Madrid sus memorias. Se trata del volumen Memorias de Antonio Romero. Un jornalero en los secretos del Estado, del que ya se ha hablado en este blog. Ahora, sin embargo, se trata de rendir un homenaje al compañero Romero y el libro no es más que la excusa. Será en un acto que se celebrará en el Ateneo de Madrid, a la hora que figura en la invitación que se adjunta. Esta invitación es imprimible y válida para asistir al acto aunque estoy por jurar que no será necesaria para poder asistir. Como siempre, será la capacidad del salón de actos del Ateneo la que imponga el límite de asistentes que, a buen seguro, serán muchos dada la cantidad de amigos y simpatizantes que tiene Antonio.
Como se indica en la invitación, habrá sistencia destacada de políticos de diversos colores que han tenido contacto con Antonio a lo largo de su dilatada carrera, tanto en el Congreso como en el Senado y en el Parlamento Andaluz.
El que quiera saludar a Antonio puede pasarse libremente. Yo también asistiré y ambos estaremos encantados de saludaros a todos. 
La presentación del libro, como decía, servirá también de homenaje a Romero, retirado de la política institucional pero no de la actividad ni de la militancia progresista, no en vano es el coordinador de la Red de Municipios por la Tercera República
El republicanismo, una razón más para acudir. Os esperamos.

5 comentarios:

  1. Parece interesante, intentaré ir, así de paso te conozco jeje
    No tengo muuy vlaro lo de la III República...
    Besotes Paco,

    ResponderEliminar
  2. Uf. Con tanto político en activo, ¿te vas a sentir cómodo?

    En fin: ya nos hablarás de los canpés o de los bocatas.

    ResponderEliminar
  3. No creas que habia tantos. No llegaron a media docena. La pena es que no había canapés, ni bocatas, ni ná...

    ResponderEliminar
  4. Vaya, lo de los canapés siempre está bien, jejeje

    ResponderEliminar

CINCO PUÑALADAS Y UN DISPARO

¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Bang! ¡Zas! Expiró aferrado al policía, pensando en sus hijas. No pudo soportar que lo multara por...