6 de mayo de 2011

Bildu



Se distrajo tanto increpando a los magistrados
que se pilló los dedos en la caja de caudales.





2 comentarios:

CINCO PUÑALADAS Y UN DISPARO

¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Bang! ¡Zas! Expiró aferrado al policía, pensando en sus hijas. No pudo soportar que lo multara por...