6 de mayo de 2011

Bildu



Se distrajo tanto increpando a los magistrados
que se pilló los dedos en la caja de caudales.





2 comentarios:

MATAR A LA BESTIA (2)

(continuación de Matar a la bestia) En la comisaría le dieron una paliza y lo humillaron. Querían saber quiénes eran sus cómplices. De nad...