9 de septiembre de 2009

Rescatar la fuente de los Caños del Peral

El actor Danny DeVito, al visitar Madrid en tiempos del alcalde Álvarez del Manzano, sorprendido por la gran cantidad de zanjas que había en la capital, dijo con humor que esperaba que encontráramos pronto el tesoro que andábamos buscando.
Pues ese tesoro ha sido hallado, por fin, y ha sido en la plaza de la Opera o de Isabel II.
Se trata de la vieja fuente de los Caños del Peral, que data del siglo XVII y que figura en el famosísimo plano de la capital que hizo el cartógrafo portugués Pedro Teixeira en 1656.

La histórica fuente, tallada al parecer en un bloque de granito de La Cabrera de 25 metros, tenía entre cinco y siete caños que recogían el agua que llegaba canalizada por la calle del Arenal. Era punto de encuentro de lavanderas y probablemente abrevadero de caballerías. Pero, sobre todo, era lugar de cita de comediantes, quienes representaban sus obras allí, al aire libre.
Andando el tiempo cobró tanta importancia en Madrid esta actividad de los comediantes que en 1708 acabó construyéndose un teatro en la plaza. El famoso teatro de los Caños del Peral, que duró, tras una reconstrucción, hasta 1810, en que fue derribado definitivamente ya que amenazaba ruina tras los daños sufridos durante la Guerra de la Independencia. Este teatro fue testigo de las actuaciones del gran Isidoro Máiquez, considerado el mejor actor de la época, retratado por Francisco de Goya y uno de los madrileños (aunque era cartagenero: es lo que tiene Madrid) que se levantó contra los franceses el 2 de mayo de 1808.

La fuente, sin embargo, perduró hasta 1850, año en el que se niveló completamente la el terreno (que tenía un fuerte desnivel) para construir el Teatro Real que hoy preside la plaza de Isabel II.
Esta fuente, que fue localizada en 1991, probablemente (no estoy seguro, hablo sin confirmarlo) sea el elemento de mobiliario urbano más antiguo de Madrid, pero está tras una pared en el interior de la estación de metro de Opera, oculto al disfrute de los madrileños.
Ya es hora de que las autoridades se decidan a rescatarla, rehabilitarla y exhibirla, ya sea en el interior de la estación de metro, como hacen otras capitales con los restos arqueológicos (Atenas o México DF), o situándola en superficie si los arqueólogos lo aconsejan.
Hasta ahora ha permanecido oculta a la vista de todos. Por no ver ni siquiera se ha publicado una foto de la fuente para que se conozca su aspecto. La reproducción que incluyo abajo es una recreación que he tomado de la extraordinaria web dedicada al arte madrileño artedemadrid.wordpress.com y que dedica uno de sus artículos a este asunto.


Una vez más el Patrimonio Madrileño está en una encrucijada. Confiemos en que las autoridades de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de la capital acierten en su salvaguarda y escuchen las peticiones de la ciudadanía que reclaman el derecho de poder disfrutar de este hallazgo.

13 comentarios:

  1. Todo lo que sea recuperar cosas, hechos o acontecimientos de nuestro pasado, bien venidos sean.
    En los blogs se tendrían que hacer más entradas de este tipo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Flores Rojas. la protección del Patrimonio Histórico Artístico debería ser una prioridad de todos los gobernantes, especialmente en Madrid, donde no andamos sobrados

    ResponderEliminar
  3. De la recuperación del espacio se habló hace casi veinte años y no se hizo caso.

    Me temo que, si el rescate afecta a la idea del pedazo de estación que, supongo, tiene en mente doña Esperanza (hay que asomarse, y resbalarse, por Sol para intuirlo), nos quedamos con la fuente tapiada de nuevo o destruida, con Ley de Patrimonio o, mejor dicho, sin ella.

    Ya que estamos, me gustaría saber qué ha sido de los restos encontrados en las obras de la estación de Carpetana y que obligaron a la paralización de estas durante un tiempo. Ahora se ve una plataforma de hormigón junto al futuro ascensor ocupando el parquecillo que había sido remodelado y adecentado no ha mucho.

    Como dice Flores Rojas, es bueno y necesario que blogs como el tuyo nos hablen de estos asuntos. A ver si, así, poquito a poco...

    ResponderEliminar
  4. Gracias vecino.... perdona pero todavía me estoy riendo del Mortarouco (ya sabes...)

    Pues sí, aquí solo se recupera el espacio para las constructoras pero de pensar en el Patrominio o en los ciudadanos, ni papa.
    Lo de la Carpetana no lo recuerdo, no caigo... quizá eso es lo que pretenden, que olvidemos.
    Yo espero que en este caso de la fuente y el de la muralla del siglo XII, que también ha aparecido bajo el suelo de Ópera, sí que se conserven y se expongan.

    ¡Ainssss, no paro de reír de la soplapollez del capello... joer, perdón, perdón...

    ResponderEliminar
  5. Ojalá no dejásemos nunca que nuestro patrimonio fuera borrado por el paso del tiempo. Amigo saludos

    ResponderEliminar
  6. Ojalá, progressisme. Tienes razón. Y felicididades por esa intervención en la tv de Onda, estuvisteis ambos geniales

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante lo que cuentas. ¿Sabes que estuve en Madrid en viaje de aniversario en junio? No fueron ni 48h pero volveremos y QUEDAREMOS de una vez con los 2 vecinos.

    Lo que dice Juan Carlos, me recuerda a una cosa que pasó aquí en el Carrer Ciutat cuando se arreglaba una calle y se localizó un muro medianero romano de gran importancia urbanística y gracias al cual se está corrigiendo algunos errores de cómo se había interpretado la planimetría romana de la ciudad. En resumen, el Ajuntament hizo de todo para liquidar el tema, pues mantener a la vista el muro, suponía echar abajo un edificio ruinoso que les pertenece a ellos... Cosas que pasan.

    ResponderEliminar
  8. Con la cantidad de dinero público que se gastan en anunciar las mejoras de infraestructuras que promueve cada partido, podrían poner una réplica de oro de la fuente tapando por completo el Santiago Bernabeu.

    Cuando algún cuñado de un político tenga una empresa de restauración de obras de arte, restaurarán hasta las cagadas del caballo de Napoleón.

    Salu2

    ResponderEliminar
  9. jejeje, Santi, cuando vengas avisa con tiempo y organizamos un macrobotellón en Opera y luego saltamos la valla para rescatar la fuente.

    Eso es, Markos, el dinero se gasta en lo que les conviene, como organizar una superolimpada.
    Ayer vi algo muy curioso que denota lo que este país y esta ciudad, lastima que no llevaba la cámara. Iba a trabajar en el coche y tuve la desgracia de colocarme de un camión de esos que van a 20 km/h como velocidad punta y echaba un humo negro que mataba a las cucarachas. ¿Sabes qué publidad llevaba ocupaba toda la aprte posterior? Madrid 2016, ese proyecto olímpico basado en la ecología y en la ciudad sostenible

    ResponderEliminar
  10. Pues lo de la foto del camión daba para un post de proporciones olímpicas :-D
    Salu2

    ResponderEliminar
  11. Sí, Markos, pero no llevaba cámara, que me la rompió mi hija este verano.
    (Perdónenseme las erratas, muchas y variadas, que meto en los comentarios pero es lo malo de no repasar lo que se escribe con cierta premura...)

    ResponderEliminar
  12. Noticias sobre la fuente de los Caños del Peral: he podido ver en el noticiario que emiten dentro de los trenes de la línea 3 de Metro que están datando los restos y quieren que puedan ser vistos dentro de Metro.
    Deseo que siga así y podamos disfrutar, con la protección adecuada, de estos restos que permiten recordar que nuestra villa tiene su Historia, aunque nos la destruyan.
    Por ejemplo, en las obras del nuevo Museo de las Colecciones del Patrimonio, proyecto de la misma época que la ampliación del Museo del Prado. Los restos que han aparecido no parece que vayan a protegerse.
    Saludos.
    Federico.

    ResponderEliminar
  13. Sí, Federico, esa parece ser la idea, por fin.
    Aquí se protege poco y en contra de lo que podiera parecer, con el avance de los tiempos y el aumento de la sensibilidad por el patrimonio y la cultura indivudual y colectiva, la cosa no mejora.

    ResponderEliminar

CINCO PUÑALADAS Y UN DISPARO

¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Bang! ¡Zas! Expiró aferrado al policía, pensando en sus hijas. No pudo soportar que lo multara por...