22 de abril de 2012

Diario de Jürgen Toepfer: resignación


Callamos cuando nos pegaron la primera bofetada. Callamos cuando nos robaron lo que era nuestro. Ahora es tarde para reaccionar porque tomamos los golpes y la rapiña como algo cotidiano en nuestra vida.



Jürgen Toepfer
Mercenario en la RD del Congo

9 comentarios:

  1. Y pusimos la mejilla para la segunda y las siguientes, adictos a la golpiza al fin.

    ResponderEliminar
  2. Y aguantamos 40 años de dictadura sin rechistar. No se sale a la calle por estos robos pero si para recibir a un equipo de fútbol. En fin...

    saludos

    ResponderEliminar
  3. A algunos incluso ya ni les duele, Juan Carlos. De hecho, creo que ni sienten.

    Txema, ya te digo. Los sindicatos tendrán que vestirse de corto para movilizar a la tropa.

    ResponderEliminar
  4. José Mª Doussinague19:58

    Hoy lo comentábamos en el trabajo. Hay una desmovilización total y absoluta: nos suben la gasolina, copago sanitario, la Ertzaintza le da un pelotazo a un hincha del Bilbao y lo mata, nuestros ahorros valen la mitad, ¿corralito a la vista?, tasas universitarias por las nubes, etc, etc. Esto pasa hace 10-15 años o quizás más y la calle arde. Los políticos y sindicatos nos han defraudado tanto que aunque nos llamen a filas, a mí, por lo menos, me sale: ¡Que les den.....!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José María, tienes toda la razón. Lo malo es que lo mismo a las filas que nos llaman son a las del servicio militar, como antaño. Seguro que les sale más barato recuperar la mili.
      Y ya que mencionas el trabajo, ojo a este aviso: en breve dirán que un mes (o 30 días) de vacaciones es demasiado, que basta con cuatro semanas. Y s ino, al tiempo.

      Eliminar
  5. Bueno, callamos porque no aprendimos a hablar. Como mucho nos permitieron blablear cada cuatro años. Con los fundamentos pedagógicos de esa partitura no se pretenderá que lleguemos a dar el do de pecho, ein?

    Que la Tierra vuelve a ser plana?...bueno, por Teutatis, mientras el cielo no se derrumbe sobre nuestras cabezas...y siga habiendo jurgol de lunes a domingo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aquí hemos sido dadaístas desde hace siglos. Y no te felicites, que el cielo se está agritando y el jurgol se va a acabar si no lo pagas.

      Eliminar
  6. Virgencita, virgencita, que me quede como estoy ¿no? ó Mal de muchos, consuelo de tontos ó esa extraña costumbre de este país de mirar mal al que protesta. No obstante, y para no caer en la hipocresía, reconozco que soy una resignada parcial. Algún día lo dejaré. Eso y el tabaco. Aunque antes debería empezar a fumar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que este siempre ha sido un país como Dios manda y eso de alzar la voz, aunque se para proteger tus derechos está muy mal visto, Kir. Y no fumes que vale un pastón.

      Eliminar